Con el pasar de los años, las percepciones y el tratamiento hacia la discapacidad han logrado una evolución significativa. Esto es producto del esfuerzo constante, no solo de las personas con discapacidad sino de familiares, personas particulares y organizaciones internacionales que han buscado y buscan sensibilizar a la población y defender sus derechos.

El concepto de discapacidad no es algo nuevo, ni ha surgido como resultado del incremento de personas con discapacidad; por el contrario, la discapacidad es un concepto que ha existido desde nuestras primeras civilizaciones. En este Psicomiércoles, te contamos un poco sobre la historia y evolución de la discapacidad.

La discapacidad en la antigüedad

Desde nuestras culturas primitivas, se ha evidenciado la presencia de personas con discapacidad. Dado que estas poblaciones se caracterizaban por el utilitarismo y la subsistencia en grupos, las personas con discapacidad no se consideraban aptas dentro de los grupos ni formaban parte de ellos.

No obstante, también se ha logrado evidenciar la solidaridad de los grupos mediante la realización de actividades médicas a favor de las personas con discapacidad, al encontrarse tibias, cúbitos, radios y otros huesos perfectamente soldados.

Así mismo mientras que para algunas sociedades de la época, su reacción hacia la discapacidad era totalmente adversa y agresiva considerándola como algo negativo, otras culturas y sociedades tenían una reacción totalmente opuesta y los consideraban con habilidades extraordinarias como predecir el futuro y tratándolas con respeto y admiración hasta llegar al punto de considerarlos dioses. Sin embargo, aún faltaba un largo camino para lograr una evolución en el concepto de discapacidad.

 

La discapacidad en la edad media

La evolución de la discapacidad da un pequeño giro con la aparición del cristianismo. Quienes buscan la integración fraternal, desarrollando un movimiento de asistencia, consideración y buen trato a las personas con discapacidad. Creándose los primeros “nosocomios” u otras instituciones donde se les brindaba techo, comida y ayuda espiritual.

No obstante, durante el siglo XV se consideró que la discapacidad era una enfermedad que requería de tratamiento intensivo. Ante ello, los manicomios fueron espacios de tratamientos inhumanos en búsqueda de la cura.

Con el trascurso de los años, algunas personas con discapacidad visible fueron utilizadas para el entrenamiento debido a que se consideraban diferentes, y eran expuestos en shows, circos o espectáculos. La educación, empleo o cuidados eran derechos rechazados, pues sus diferencias fueron vistas negativamente.

 

Evolución de la discapacidad en el siglo XX

Es durante la segunda mitad del siglo XX, donde las personas con discapacidad, familiares y personas particulares se unen en la lucha por defender: los derechos de las personas con discapacidad, reclamando ser tomados en cuenta en la elaboración de políticas de inclusión.

En 1992, la Asamblea General de las Naciones Unidas proclaman, a través de la resolución 62/127, el 3 de diciembre como «Día Internacional de las Personas con Discapacidad». Con el objetivo de sensibilizar a la opinión pública sobre la discapacidad, derechos y el bienestar de las personas con discapacidad, y promover su inclusión en todos los aspectos de la vida: política, social, económica y cultural.

 

Evolución hacia un nuevo concepto de discapacidad 

Actualmente, gracias a la evolución de la discapacidad, esta tiene una percepción muy distinta a las de años anteriores. En el 2006, la ONU brinda un concepto que deja de atribuir que la discapacidad proviene netamente de la persona. Mencionando que la discapacidad es el resultado de la interacción entre las personas con deficiencias y las barreras, debidas a la actitud y al entorno, que evitan su participación plena y efectiva en la sociedad, en igualdad de condiciones con las demás.

Como has podido notar la discapacidad ha pasado por un proceso largo de evolución, cada día se incrementa la posibilidad del acceso de las personas con discapacidad a los mismos servicios que goza la comunidad en general: salud, educación, formación profesional, trabajo, etc. Si bien varios países aún se encuentran en la búsqueda de la accesibilidad, son muchas de nuestras actitudes las que aún nos faltan cambiar para lograr la integración plena de todos en la sociedad. Eliminando barreras y proporcionando un trato justo, podremos generar un mundo más equitativo y respetuoso frente a las diferencias, recuerda que todos los seres humanos somos únicos y valorables para la riqueza de nuestra sociedad.

La discapacidad no ha dejado de existir, nuestra visión de significado sí. ¡Solo faltas tú!

Ps. Maricielo Silva Mendoza