Es necesario tener en cuenta que no toda discapacidad influye en el estado de salud de la persona. Muchas personas con discapacidad cuentan con una buena salud.

Sin embargo, algunas de ellas presentan problemas de salud que son consecuencia de su discapacidad, como sistemas inmunes suprimidos o problemas respiratorios, lo cual aumenta el riesgo de síntomas graves asociados con COVID-19.

Para prevenir ello, te brindamos algunos consejos útiles para cuidar tanto su bienestar físico como mental:

1. Brindar tranquilidad y calma

Ser clasificado como persona de “alto riesgo” en la situación actual puede causar estrés y temor en las personas con discapacidad. Por lo tanto, es importante tratar de no utilizar este tipo de términos cuando nos referimos a ellos. Brindarles tranquilidad en todo momento e incluirlos en las medidas de seguridad de todos los miembros de la familia debe ser la prioridad.

 

2. Involucrar a todos en el plan de acción familiar

La mejor forma de enfrentarnos a la incertidumbre, es prevenir y pensar en los posibles escenarios que puedan suceder. Por lo tanto, se recomienda coordinar con todos los miembros del hogar, incluyendo a la persona con discapacidad, un plan de acción que les permita saber qué hacer si ocurre un contagio de COVID-19 en el núcleo familiar, y determinar así cuáles serán las necesidades y responsabilidades de cada persona.

En dicho plan se debe:

  • Tener a la mano los números de emergencia por si tienen alguna consulta (MINSA 113 o EsSalud 107), o por si requieren de atención médica de emergencia (SAMU 106, EsSalud 117, PNP 105, Bomberos 116).
  • Todos deben saber cómo acceder rápidamente a información importante, tanto de la persona con discapacidad como del resto de miembros de la familia. Tener a la mano datos relevantes como: documento de identidad, medicamentos que toma con frecuencia, alergias, etc.

 

3. Red de cuidadores

En caso la persona padezca de discapacidad severa, y requiere del apoyo continuo de un tercero para realizar sus actividades cotidianas, se debe contar con una lista de cuidadores a quienes acudir, en caso alguno de ellos se enferme y deba permanecer en aislamiento.

Asimismo, esta persona deberá cumplir con las actividades habituales cotidianas haciendo énfasis en el aseo, salud alimentación, higiene y movilización.

 

4. Respetar las medidas de seguridad establecidas

Recordar seguir las medidas de prevención brindadas por el Ministerio de Salud, para minimizar las probabilidades de contagio del Covid-19. Estas son:

  • Realizar las compras para varias semanas, de manera que cubran las necesidades básicas (alimentos, medicinas, aseo) y se evite salir con frecuencia.
  • La persona designada para realizar las compras deberá salir siempre con mascarilla, y realizar los protocolos de limpieza establecidos al regresar al hogar.
  • Se recomienda desinfectar con regularidad los dispositivos de apoyo (prótesis, sillas de ruedas, bastones, etc.), así como limpiar a diario las superficies y los objetos que se tocan con frecuencia. Como muebles, lavamanos, inodoros, interruptores de luz, manijas de puertas, muebles, teléfonos, entre otras.

 

Recuerda que tu salud y la de tu familia depende de las medidas de prevención que se tomen frente a esta pandemia. Sigue estos consejos y compártelos con aquellos que quieras cuidar.