A partir de los cuatro años, los niños comienzan a notar las diferencias físicas y cognitivas entre las personas, al inicio estas diferencias anatómicas serán difíciles de entender por ellos mismos, es por eso que necesitarán de tu apoyo constante para poder resolver aquellas dudas de lo que aún no conoce: La Discapacidad.

Las preguntas serán muchas y los miedo como mamá o papá también, sin embargo la manera en como abordes cada tema tendrá un impacto duradero y determinante en tu hijo o hija. Ante ello deberás ser honesto, dar apoyo y ser claro cuando se comuniquen, pero sobre todo deberás estar lo suficientemente informado, recuerda que la mejor fuente de información para él o ella está en su familia. ¡Así que manos a la obra!

En este Psicomiércoles te presentamos algunas recomendaciones que podrás tener en cuenta cuando hables sobre discapacidad con tu hijo:

TRABAJO EN EQUIPO

Busca ayuda con un especialista para que en compañía de toda la familia trabajen un sano proceso de duelo, potencialicen sus habilidades y a la vez descubran lo que verdaderamente es la discapacidad, la condición de tu hijo es parte de quién él o ella es. ¡Descúbranlo juntos!

BUSCA EL MOMENTO ADECUADO

No hay una edad determinante para hablar del tema, sin embargo, no esperes el último momento. Un diálogo continuo y abierto desarrolla confianza y ayuda a resolver problemas, explícales que las personas somos diferentes de muchas maneras como: el color de cabello, de la piel, de nuestros sueños y metas y eso enriquece nuestra sociedad.

RESPONDE SUS PREGUNTAS SIN MIEDOS.

No escapes a sus preguntas, brinda confianza y seguridad al comunicarte. Recuerda que si tú temes, él o ella también temerá . Utiliza cuentos o vídeos didácticos como apoyo, así podrá entender mejor.

¿CÓMO SE DICE CORRECTAMENTE?

¿Minusválido, discapacitado o habilidades diferentes? Ninguno, el término adecuado por el cual se busca eliminar prejuicios y conceptos estereotipados es: Persona con Discapacidad y lo más importante hazle entender que a pesar de la discapacidad, él o ella es una persona y vale mucho como tal.

CÉNTRATE EN LA PERSONA

Cuando hablen acerca de discapacidad ayúdalo a reconocer que él o ella son lo más importante. Identificar y ser consciente de sus fortalezas, habilidades, competencias y debilidades le permitirá mejorar su autoconcepto, seguridad y confianza, así la discapacidad solo se convertirá en una diferencia física.