Lograr la autonomía en los niños con discapacidad es una parte fundamental en su crecimiento y desarrollo. Desde muy pequeños, a pesar de sus limitaciones, aprenden a potenciar sus habilidades con la finalidad de explorar todo lo que encuentran alrededor.

Pese a ello, muchas veces los adultos cometen el error de hacer cosas por ellos, pues piensan que su hijo no es capaz de hacerlo. Interrumpiendo así el aprendizaje de la autonomía en el niño con discapacidad.

En este sentido, es importante que los padres aprendan que su rol debe ser de soporte, y que, si bien en ocasiones será necesario ofrecer ayuda a su hijo, solo deberán hacerlo cuando el niño así lo solicite.

Es por ello, que desde nuestra área de psicología de PIXED, queremos brindar algunos consejos y técnicas que contribuyan a fomentar la autonomía de los niños con discapacidad, y que sirvan como guía para sus padres y familiares.

1. Un cambio de mentalidad

Actuamos como pensamos. Por ello, el primer paso en esta guía es abandonar la idea de que la discapacidad es una incapacidad.

Es indispensable que todos los miembros de la familia conozcan los conceptos básicos y lo que significa la discapacidad. De esta manera, eliminan prejuicios y estereotipos, para dar pase a aprendizajes positivos que le enseñen al niño que la discapacidad no es una limitación para alcanzar sus objetivos.

 

2. Claves para la enseñanza

Existen pequeñas pero significativas técnicas durante la crianza del niño que pueden ayudar a construir su autoestima e independencia.

Una de ellas es evitar la sobreprotección. Procura no realizar todas las actividades de tu hijo, permite que tome la iniciativa y guíalo. Es probable que al intentar una actividad nueva demore un poco, pues estará descubriendo la manera más óptima de hacerla. En esos casos felicita sus avances y aliéntalo a continuar.

El modelado o el aprendizaje por observación es otra técnica que podemos aplicar. Por ejemplo: si tu niño observa cómo solucionas tus problemas y demuestras tu perseverancia en tu día a día, imitará tus características y sin importar los que pueda encontrar enfrentará los desafíos.

Otra herramienta muy útil son los reforzadores positivos. Ante sus logros e iniciativas, incluye frases como: ¡Bien hecho! ¡Tú puedes! ¡Sabía que lo lograrías! El significado de estas palabras va directamente al cerebro, mejorando la confianza y autonomía del niño con discapacidad.

Finalmente, mantener una escucha activa, ayudará a identificar cómo se siente y si le gustaría o no recibir un apoyo. Los niños con discapacidad pueden llegar a creer que son ayudados por lástima o tristeza. Ante esto, utiliza la técnica del role playing, o juego de roles, la cual consiste en cambiar papeles entre el niño y quien lo ayuda, y así saber que haría en tu lugar

 

3. Soporte en recursos tecnológicos

La biomedicina y tecnología han logrado que contemos con productos accesibles como: prótesis superiores o inferiores, sillas de ruedas, férulas, etc.

Sin embargo, es necesario explicar que estos instrumentos no son un reemplazo, ni son totalmente necesarios para lograr su independencia. Sino que solo sirven como una herramienta de apoyo que ayudará a que puedan hacer más cosas de las que ya son capaces de hacer.  

 

Recuerda que fomentar la autonomía en los niños con discapacidad, es todo un proceso en equipo familiar que dependerá de tiempo, compromiso y actitud. Un proceso que será bien recompensado al ver que el niño aprende a tomar sus propias decisiones, relacionarse con los demás y tener la voluntad de seguir sus sueños.  

Ps. Maricielo Silva Mendoza